Andalucía 2018: jugando con los resultados

Uno de los lugares comunes tras las elecciones andaluzas que, finalmente, han supuesto la investidura de Moreno Bonilla (PP) como presidente de Andalucía, es que gracias a que iban por separado las derechas (PP, Ciudadanos y Vox) consiguieron sumar más. Esta afirmación se puede entender de dos formas, y se puede usar a Adelante Andalucía (la unión, entre otros, de Podemos e Izquierda Unida) como contraejemplo.

¿Qué entendemos con que si iban separados «ganaron más»? Acá he escuchado dos explicaciones distintas: una es que el votante desencantado con un partido como el PP (que ha perdido muchísimos votos) tuvo otros partidos de derechas con posibilidades reales de tener diputados para votar, así Ciudadanos (más «hacia» el centro) o Vox (más «hacia» la derecha) se presentaban como sustitutivos. De esta forma, el votante de derechas tenía a quién votar y podía ser movilizado. Si esta es la interpretación, nada que objetar. Es una afirmación atrevida pero posiblemente cierta. Acá es donde la unión en las izquierdas nos sirve como contraejemplo: que fueran en una candidatura en vez de permitir que se sumen los votos que cada una tenía por separado, ha supuesto una disminución fuerte de la presencia electoral. Nada nos permite pensar que por separado tendrían más votos (la otra fórmula «a la izquierda», el propio PSOE, cayó mucho), pero sí es cierto que una unión de partidos no produce una simple suma de sus votaciones anteriores.

Es la otra interpretación que he escuchado por la que escribo esta nota: que los tres partidos de derechas se han aprovechado del sistema electoral y esta división les supone más escaños que los que tendrían si iban juntos. En Andalucía se produce cierta sobrerrepresentación de las provincias menos pobladas (en tanto que el mínimo de reparto por circunscripción es alto) lo que, en este caso, favorece a las derechas. Pero esos tres partidos, juntos, ya suman más de la mitad de los votos totales a partidos. Si sumamos los votos de las tres formaciones (sé que esto «no vale», no es real), tenemos que no, que por separado no obtendrían más representación que yendo juntas. Casi no habría diferencia, pero, si las votaciones fueran iguales, tendrían un diputado más (60 en vez de 59):

Elecciones al parlamento andaluz (2018)
Simulación del reparto de escaños con una coalición de las tres derechas con representación

Resultados oficiales

Reparto con coalición

Partido

Votos

Escaños

Votos

Escaños

Partido

PP

749275

26

1804884

60

PP+Cs+Vox

Cs

659631

21

Vox

395978

12

PSOE-A

1009243

33

1009243

33

PSOE-A

Adelante Andalucía

584040

17

584040

16

Adelante Andalucía

Cuadro de elaboración propia. Datos para los resultados oficiales de la Junta de Andalucía.

Además, en todas las provincias habría ganado la derecha (ha ganado, realmente). Almería como mejor ejemplo de copamiento: 61,06%. Aunque la diferencia (ese escaño que baila) viene de Sevilla, donde la suma de los tres partidos tendría uno más (9 sobre 8). ¿Por qué? Porque este sistema de reparto premia un poco al partido ganador, y la suma de las tres formaciones le arrebataría ese puesto al PSOE-A.

En realidad, si Vox hubiese tenido un resultado un poco peor (unos puntos, en realidad, no tan «poco») podría haberse quedado sin representante en alguna provincia y, con ello, haber perjudicado mucho a la actual coalición de PP y Cs. No estoy pensando en lo que pasó con IU en Madrid hace ya unos años, pues ahí la formación de izquierdas no superó la barrera electoral.

Pero bueno, a lo que iba: no, si hablamos de simple aritmética electoral y de repartos, el que fueran separados no les ha dotado de ningún tipo de sobrerrepresentación (a todo esto, PSOE-A, PP-A y Cs ocupan más en el hemiciclo andaluz que lo que les corresponde por porcentaje de votos, lo contrario pasa con AA y Vox).

Lo siguiente es plantearnos si un sistema electoral distinto daría un reparto diferente. Acá voy a señalar algo: sería más interesante analizar el impacto de un reparto distinto de los curules entre las circunscripciones. Pero, por ahora, dejaré un cuadro con otros repartos:

Elecciones al parlamento andaluz (2018)
Comparativa de los resultados oficiales y otras fórmulas de cálculo

Partido

Votos

%V

Escaños

MHP

Distrito único

D’Hondt

Hare

PSOE-A

1009243

27,95 %

33

33

32

31

PP

749275

20,75 %

26

25

24

23

Cs

659631

18,27 %

21

19

21

21

ADELANTE ANDALUCÍA

584040

16,18 %

17

18

18

18

VOX

395978

10,97 %

12

13

12

12

PACMA

69660

1,93 %

0

1

2

2

AxSÍ

22017

0,61 %

0

0

0

1

EQUO-INICIATIVA

15009

0,42 %

0

0

0

1

RC-M+J-GV

7155

0,20 %

0

0

0

0

PCPA

6592

0,18 %

0

0

0

0

UPYD

6339

0,18 %

0

0

0

0

NA

4988

0,14 %

0

0

0

0

IxH

3990

0,11 %

0

0

0

0

CILUS

3942

0,11 %

0

0

0

0

P.C.O.E.

3205

0,09 %

0

0

0

0

EB

2939

0,08 %

0

0

0

0

FEJONS

2449

0,07 %

0

0

0

0

ALTER

2019

0,06 %

0

0

0

0

CAnda

1188

0,03 %

0

0

0

0

Respeto

1032

0,03 %

0

0

0

0

CILU-LINARES

968

0,03 %

0

0

0

0

IZAR

649

0,02 %

0

0

0

0

SOLUCIONA

496

0,01 %

0

0

0

0

ConecAnd

453

0,01 %

0

0

0

0

UNIDOSSÍ-DemocraciaEfectiva

325

0,01 %

0

0

0

0

RISA

228

0,01 %

0

0

0

0

Cuadro de elaboración propia. Datos para los resultados oficiales de la Junta de Andalucía.

¿Qué diferencias hay? Lo primero: no he aplicado ninguna barrera electoral. Es importante tener esto en cuenta. Lo segundo, la columna MHP se refiere a un reparto con el Sistema de Resto Mayor con Cociente Hare, utilizando las actuales circunscripciones. Ahora bien, esta vez hay un buen reparto de votos y de escaños en casi todas las circunscripciones, aunque sí que bailan algunos escaños (así el PP pierde 1, Cs 2, Adelante Andalucía gana 1, lo mismo que Vox y Pacma entraría con 1).

Las siguientes dos columnas reparten todos los diputados en un distrito único sin poner, además, vallas electorales; la primera utiliza el sistema de reparto D’Hondt (que es el que utiliza la legislación estatal para los repartos) y la siguiente el sistema de Resto Mayor (Hare). En este último caso entrarían dos partidos más, los resultados se modifican un poco pero de forma poco significativa. También se puede ver que los dos partidos que más se recienten con un distrito único son los dos de mayor tamaño (PSOE y PP), esto es normal pues no aprovechan su fuerza en circunscripciones más pequeñas y se acerca más el reparto a la proporción de los votos. En cualquier caso, si se fijan, el PP podría gobernar con los mismos apoyos (Cs y Vox) en cualquier caso.

Extrapolando los resultados

Este es otro de esos ejercicios que me gustan pero que, en realidad, no se deberían hacer. Es extrapolar los resultados de unas elecciones a otras. En este caso, las andaluzas al Congreso de los Diputados. El cuadro:

Extrapolación resultados al Parlamento andaluz del 2018 al Congreso de los Diputados

Resultados de 2016

Partido

Dip

Dip.

Partido

PSOE-A

19

20

PSOE-A

PP

15

23

PP

Cs

11

7

Cs

Adelante Andalucía

11

11

Unidos Podemos

VOX

5

0

VOX

Cuadro de elaboración propia. Datos oficiales para las elecciones de 2016 del Ministerio del Interior; datos usados para calcular la extrapolación de 2018 de la Junta de Andalucía.

Algunas consideraciones: se ha usado el reparto de escaños de 2016, que no tiene por qué corresponder al que se utilice en las próximas elecciones generales (entre las dos últimas, solo varió un escaño y no fue en Andalucía, de todas formas). No se vota igual en unas elecciones que en otras.

Como se puede ver, Vox entraría en el Congreso de los Diputados con cinco escaños (uno por provincia: Almería, Cádiz, Granada, Málaga y Sevilla; o sea, solo se quedaría fuera en Córdoba, Huelva y Jaén), ganando, además, un escaño el bloque de las derechas. Eso sí, el PP caería mucho, de haber sido el partido con más escaños en esas elecciones generales, a ser el segundo en número de curules (caería de 23 a 15); Ciudadanos subiría considerablemente (de 7 a 11) y Vox irrumpiría con 5, sumando, el bloque, uno extra, que lo pierde el PSOE.

Perú: Referéndum 2018 – cuadros y mapas

Nota: Los datos presentados en este artículo consideran los resultados oficiales de la ONPE al 97,86% contabilizados. Todos los cuadros y mapas son de elaboración propia.

Resultados generales

Read More

Perú: Sí, sí, sí y no. Referendo constitucional de 2018

En un país con voto obligatorio, coincidiendo con la segunda vuelta de las elecciones regionales (donde la hubiera), se celebró el pasado 9 de diciembre un referendo sobre unas reformas constitucionales en cuatro puntos distintos. La participación fue algo superior al 75%, acá los resultados:

Read More

Andalucía: victoria pírrica del PSOE

La extrema derecha podrá dar el gobierno andaluz a la derecha

Con una participación baja (58%, 4 puntos menos que en 2015), el PSOE vuelve a vencer en las elecciones andaluzas, pero perdiendo votos y escaños y, posiblemente, el gobierno de la comunidad… una autonomía que lleva gobernando desde que existe. La ultraderecha de Vox entra con fuerza, obteniendo 12 escaños, según resultados oficiales al 99,9%.

Read More

Brasil: victoria de la extrema derecha

Tras la primera vuelta, parecía que el resultado estaba claro, y así fue: Jair Bolsonaro (PSL – PRTB) es el nuevo presidente de Brasil, tras imponerse en la segunda vuelta por más de 10 puntos a su rival, Fernando Haddad (PT – PCdoB – PROS).

Read More

Perú: Elecciones regionales y municipales 2018

El día domingo 7 de octubre de 2018 se realizaron las elecciones regionales y municipales en Perú. Todos los resultados fueron obtenidos de la web oficial de la ONPE, que cuyas actas están actualmente contabilizadas al 94%.

Elecciones regionales

Mapa de regiones con gobernador elegido:

Como se puede ver, en el caso de las elecciones regionales solo se declara ganador si el partido liderando la votación tiene más de 30%, que en este caso ocurre en 10 regiones, en las otras 15 habrá segunda vuelta.
Read More

Brasil: victoria aplastante de la extrema derecha

La primera vuelta en Brasil ha acabado con una clarísima victoria de Jair Messias Bolsonaro del Partido Social Liberal (PSL). El candidato de la extrema derecha, admirador de dictaduras, militarista, racista, xenófobo, homófobo y demás, roza los 49,28 millones de votos (46,03% de los votos válidos), muy por delante de Fernando Haddad del Partido dos Trabalhadores (PT), que se quedó con 31,34 millones de votos (29,28% de los votos válidos). Habrá segunda vuelta entre estos dos el próximo 28 de octubre, donde el candidato de la izquierda, Haddad, pretende agrupar el voto en contra de la ultra derecha mientras que el filofascista intentará que todo lo anti-PT vote por él.

Read More