República Checa: batacazo de los socialdemócratas

De primer partido a sexto. El centroizquierdista Česká strana sociálně demokratická (ČSSD, Partido Socialdemócrata Checo) pasa de tener al primer ministro a ser la quinta fuerza en el parlamento checo.

Lubomír Zaorálek quería que el ČSSD se mantuviera en el poder, quería heredar el asiento ocupado por Bohuslav Sobotka, pero lo único que ha conseguido es que su partido pierda 13,1 puntos, quedándose con el 7,3% de los votos, consiguiendo tan solo 15 escaños (35 diputados menos que en 2013, 41 menos que la vez anterior a esa). Recordemos que el ČSSD gobernaba en una «gran coalición» junto con el populista de derechas Akce nespokojených občanů (ANO 2011, Alianza de Ciudadanos Descontentos) y la derechista democristiana Křesťanská a demokratická unie – Československá strana lidová (KDU-ČSL, Unión Cristiana y Demócrata – Unión Libre-Unión Democrática, afiliada al PP Europeo).

Es ANO 2011 el partido ganador de estas elecciones, con un discurso muy antiinmigración. Una formación que debutó de la mejor manera en 2013, consiguiendo en aquel momento el segundo lugar y 47 escaños, ahora triunfa absolutamente. En esta ocasión, mejoran los resultados con 1,5 millones de votos, el 29,6% (11 puntos más que en 2013), con los que ocuparán 78 diputados (no se veía tantos desde el triunfo de ODS en 2006). Lo más destacable, en todo caso, es la alta diferencia con el segundo partido, el cual tiene 25 diputados (de 200).

El partido conservador Občanská demokratická strana (ODS, Partido Democrático Cívico) quedó segundo con 25 escaños gracias al 11,3% de los votos (supone un aumento de 3,6 puntos y 9 diputados con respecto al 2013); este partido pertenece al Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos y a la Unión Internacional Demócrata.

Česká pirátská strana (Piráti, Partido Pirata Checo) es uno de los grandes beneficiados de la caída de los socialdemócratas. Este partido, parte del movimiento Pirata, da un salto espectacular: de 2,7% de los votos (y cero diputados) al 10,8% de votos y 22 parlamentarios.

Sobre la ultraderecha, la conocida como «Amanecer – Coalición electoral» (previamente Úsvit přímé demokracie Tomia Okamury, «Amanecer de la Democracia Directa de Tomio Okamura), que tenía 8 escaños, sufrió una serie de problemas internos, divisiones y demás que le llevaron a no presentarse en estas elecciones. Heredando su extremismo y filofascismo tenemos el movimiento del creador de Amanecer, Svoboda a přímá demokracie – Tomio Okamura (SPD, Libertad y Democracia Directa – Tomio Okamura), que quedó como cuarta fuerza (10,6% de votos, 22 curules). Ni más ni menos.

Recién como quinta fuerza, otra formación que cae mucho. Komunistická Strana Čech a Moravy (KSČM, Partido Comunista de Bohemia y Moravia), perteneciente a la Izquierda Unitaria Europea y al EIPCO, pierde más o menos la mitad de sus votantes y más de la mitad de sus escaños, quedándose con 15 asientos (18 menos que en 2013) y el 7,8% de votos (7,2 puntos menos), siendo su peor resultado histórico y quedándose muy lejos de los 41 diputados de 2002. Eso sí, quedan por delante del ČSSD (del que ya se habló).

El KDU–ČSL, actualmente en la gran coalición del gobierno, ha perdido un punto (quedándose en 5,8%) lo que le ha costado 4 curules, teniendo, por tanto, 10 parlamentarios.

Tradice Odpovědnost Prosperita (TOP 09, Prosperidad de la responsabilidad de la tradición), la escisión del KDU–ČSL (y que también es parte del Partido Popular Europeo), empeora mucho su resultado, en gran medida porque una parte de la alianza forjada en el 2013 fue por libre. Así, TOP 09 se queda con 7 escaños (19 menos que en el 2013) y el 5,3% de votos (6,7 puntos menos), mientras que Starostové a nezávislí (STAN, Alcaldes e Independientes), su conservador aliado anterior, se queda con el 5,2% y 6 diputados.

Recordatorio: el sistema electoral checo, para las elecciones a la Cámara de Diputados (200 escaños en juego), se basa en listas con voto preferencial y reparto según el sistema D’Hondt en distritos (circunscripciones) electorales múltiples (14, con un peso entre 5 y 26 diputados) y una barrera del 5% (para partidos individuales, va aumentado para alianzas y demás). Este parlamento será el más fragmentado en mucho tiempo. La participación fue del 60,8%, un aumento de 1,4 puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *