Parlamento catalán 2015: jugando con los resultados

Si el sistema electoral fuera otro…

Jugando con los resultados de las elecciones al parlamento catalán de 2015
Partido Resultados 2015 distritos Múltiples Distrito único
D’Hondt RM-Hare D’Hondt RM-Hare
%V # #% # #% # #% # #% # #%
JxSí 39,54% 62 45,93% 62 45,93% 57 42,22% 55 40,74% 54 40,00%
C’s 17,93% 25 18,52% 24 17,78% 24 17,78% 25 18,52% 24 17,78%
PSC 12,74% 16 11,85% 16 11,85% 17 12,59% 17 12,59% 17 12,59%
CatSíqueesPot 8,94% 11 8,15% 11 8,15% 12 8,89% 12 8,89% 12 8,89%
PP 8,50% 11 8,15% 10 7,41% 11 8,15% 11 8,15% 12 8,89%
CUP 8,20% 10 7,41% 10 7,41% 10 7,41% 11 8,15% 11 8,15%
unio.cat 2,51% 2 1,48% 3 2,22% 3 2,22% 3 2,22%
PACMA 0,73% 1 0,74% 1 0,74% 1 0,74%
R.CERO-ELS VERDS 0,35% 1 0,74%
GANEMOS 0,03%
PIRATA.CAT/XDT 0,01%
Abreviaturas: RM-Hare: Resto Mayor – cuota Hare | %V: porcentaje de votos | #: escaños | #%: porcentaje de escaños.
Cuadro de elaboración propia usando los resultados oficiales.

Los partidos políticos, a la hora de analizar los resultados electorales, tienden a magnificarlos o hacerse la víctima, según corresponda a lo que han obtenido. En las últimas elecciones al parlamento catalán (resultados), el líder del segundo partido comentó inmediatamente que con un sistema electoral más justo el reparto sería distinto. Ciudadanos (el partido al que me refiero) lleva diciendo eso desde que nació, no sé si «más justo» es el término correcto, pero sí puedo asegurar que, en el caso actual, ellos también están sobrerrepresentados (por muy poco, pero tienen un escaño más de lo que obtendrían, por ejemplo, si no existiera barrera electoral). Es cierto que el partido victorioso (la coalición de CDC, ERC y otros) está claramente sobrerrepresentado (casi el 46% de los escaños con el 39,57% de los votos válidos). La presente nota pretende explorar cómo podría cambiar el reparto con otras fórmulas electorales.

Lo primero: un cambio en el sistema electoral traería consigo una forma distinta de hacer la campaña e, incluso, de votar (puede que otras coaliciones, también), con lo que esto es simplemente un «juego» al tomar unos datos que responden a una cultura electoral determinada (configurada por la propia legislación).

En esta ocasión he mantenido sin variar la distribución de escaños entre las provincias (a diferencia de Andalucía), con lo que los cambios son: eliminación de la barrera electoral, cambio de la forma de reparto y luego cálculo en un distrito único en vez de cuatro provincias. Esto significa que Barcelona reparte 85 curules (de 135), Girona 17, Lleida 15 y Tarragona 17; cuando se reparten pocos escaños tendremos una barrera natural de entrada más alta que cuando se reparten muchos, esto es, un diputado de Barcelona representa el 1,18% de los diputados electos en esa circunscripción, mientras que uno de Lleida representa el 6,67% de los de su provincia; ahora bien, en números absolutos, uno de Barcelona representa a más ciudadanos que uno de Lleida.

Por favor, miren el cuadro de arriba. Lo primero que cabe decir: la barrera electoral distorsiona la representación final. Utilizando el mismo sistema de reparto (el método D’Hondt) pero eliminando la barrera electoral, tenemos que Unió obtendría dos escaños (ambos por Barcelona), lo cual es lógico si tenemos en cuenta que tuvo el 2,45% de los votos válidos (así, con dos diputados, tendría el 2,35% de la representación de esa provincia); saldrían perjudicados Ciudadanos y el PP.

Ahora bien, manteniendo el reparto entre las provincias actual pero variando el sistema de reparto de los escaños para favorecer la representación de los grupos minoritarios (esto es, usar como sistema el Método de Resto Mayor, con cuota Hare), PACMA conseguiría entrar en el parlamento catalán (sobrerrepresentado) y Unió, a los dos que suma en Barcelona se le agregaría un compañero de Lleida (con el 3,56% de los votos tendría la representación del 6,67% de los leridanos). El PSC y la coalición Cat Sí que es Pot también saldrían beneficiados del nuevo reparto (casi en empate entre su representación y el porcentaje de votos recibidos) mientras que el más perjudicado, de lejos, es la coalición vencedora (bajando a 57 escaños (aunque, curiosamente, sigue estando sobrerrepresentada en la cámara por bastante; esto se debe, en parte, a la gran ventaja que ha sacado al resto de contrincantes electorales).

En el sistema en que el voto de cada catalán «vale» lo mismo, esto es, en que no hay distribución por circunscripciones múltiples sino una distribución en distrito único, usando el sistema D’Hondt de reparto (que es el que la ley usa ahora) y eliminando la barrera electoral encontramos muy ajustadas las representaciones (curules ganados) con los votos válidos; JxSí seguiría sobrerrepresentada, pero por muy poco (tendría 55 escaños, 7 menos que los actuales) y entrarían dos fuerzas más al parlamento catalán, Unió (3) y PACMA (1); la CUP y el PP empatarían en escaños (11), Cs se queda como está (25) y el PSC y CatSíqueesPot tendrían uno más que el resultado oficial da. Un reparto más favorable a los «chicos», por su parte, daría entrada (sobrerrepresentando) a un partido más, Recortes Cero – Els Verds, y distribuiría un poquito distinto los otros escaños (los dos de arriba perderían uno cada uno, el cual va para el partido nuevo y el otro para el PP).

Sobre la gobernabilidad

Personalmente no entiendo la barrera electoral, me parece que es absolutamente artificial. Si en una circunscripción solo eliges a 10, se genera una barrera natural; si en una circunscripción eliges a 100, tienes otra muy distinta. Poner en ambas una barrera determinada para el reparto es excluir del juego a partidos pequeños pero no absolutamente minoritarios (el caso de Barcelona, acá, me parece clave: cada diputado representa a algo más del 1% de los ciudadanos y un partido con los votos de más del 2% no tiene representación; no tiene sentido); dado el reparto de escaños que hemos analizado, la gobernabilidad no hubiese cambiado absolutamente nada con el resultado actual que eliminando la barrera; como que tampoco cambia mucho, una vez quitada la barrera, usando un sistema que favorece a estos partidos pequeños.

La gobernabilidad se está usando como un criterio habitual para modificar las leyes electorales, así pues, es el esgrimido por el Partido Popular para dar mayorías absolutas a los partidos que no la han ganado en votos (es lo que ocurre en Perú para las elecciones municipales); también es la razón por la que en algunos países (Italia o Grecia) se «regalan» escaños al partido o coalición ganadora (según unos requisitos, si eso); evidentemente esto genera una distorsión en la representación (en el caso de la nueva ley italiana, si el partido ganador ha sobrepasado el 40,01% de los votos, automáticamente tiene como mínimo el 54% de la cámara baja) que puede excluir del reparto, de forma automática, a otros partidos.

Pasa parecido con la generación de barreras nacionales en elecciones pluridistritales, el argumento es mejorar la representación de los intereses nacionales, con lo que en realidad chocan dos formas de pensar en la misma elección (que haya partidos nacionales o solo intereses nacionales pero a la vez primo la existencia de representantes territoriales), esto nos lleva a una extraña realidad en que partidos muy fuertes de ámbito local quedan excluidos de representar a los ciudadanos de este ámbito en el parlamento del país, dando esta representación a partidos que no se la han ganado en esa localidad (nuevamente, Perú e Italia como ejemplos).

Nos tenemos que preguntar para qué queremos parlamentos y qué entendemos por gobernabilidad, esto es, si es forzar a que un partido gobierne sobre todos los demás aunque no se lo haya ganado en votos o es que ese partido (sus líderes) deban ser capaces de llegar a acuerdos políticos (por tanto, que sus decisiones contenten no solo a sus votantes, sino a la mayor cantidad de grupos de votantes representados).

2 Comments on “Parlamento catalán 2015: jugando con los resultados

  1. Pingback: (Mininota) Jugando con los resultados catalanes

  2. Pingback: Cataluña: la tibia amenaza de un futuro independiente | De Igual a Igual – Desde el Margen Izquierdo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *