captura de pantalla resultado electoral en Bolivia

Bolivia: vuelve el MAS-IPSP (60 % escrutado)

El 10 de noviembre de 2019, entre todas las acusaciones de fraude, Evo Morales anunció la repetición de elecciones justo antes de renunciar a su cargo. La derecha boliviana tomó el control del gobierno (por medio del parlamento y con el apoyo del ejército) y preparó las elecciones de este año que debieron celebrarse en mayo. A causa de la pandemia, se retrasaron hasta el 18 de octubre. Las elecciones fueron a Presidente, Cámara de Diputados y Cámara de Senadores.

El conteo rápido se ha detenido y el órgano electoral boliviano está realizando un escrutinio tal vez demasiado lento, en todo caso, la victoria de Luis Arce del MAS-IPSP (el partido de Morales) es lo suficientemente clara para que su principal contendiente, Carlos Mesa del FRI, ha aceptado la derrota. Y todo hace indicar que será una victoria en una sola vuelta.

Por ahora se han computado algo más del 60 % de las actas, en ellas el MAS-IPSP rozaría el 50 % de los votos (1,8 millones de votos) mientras que la coalición Comunidad Ciudadana (donde se encuentra el FRI, Chuquisaca Somos Todos, Agrupación Ciudadana Jesús Lara, Primero la Gente y Construyendo Futuro) se encontraría en segundo lugar con el 32,33 % de los votos (1,18 millones), a más de 17 puntos de distancia (se puede ganar en una vuelta o superando el 50 % de los votos o sacando más de 10 puntos a la segunda candidatura más votada).

El candidato «potente» más a la derecha era Luis Fernando Camacho, de la coalición Creemos (conformada por la Unidad Cívica Solidaridad y el Partido Demócrata Cristiano, entre otros), quedó en tercer lugar con un 16 % de los votos (585 mil).

Aún quedan computar muchísimos votos (algo menos del 40 %), pero la tendencia es clara y la victoria de MAS-IPSP bastante segura. Esta elección, controlada por la derecha, no ha tenido los cuestionamientos de la anterior y, aún así, la victoria del MAS ya está reconocida.

Jeanine Áñez, la presidenta interina de Bolivia, se iba a presentar en la coalición de Juntos, hasta que en septiembre ella anunció que no se presentaría para poder agrupar el voto contrario a MAS en un solo partido y evitar así que volvieran al poder; tras este aviso, la coalición Juntos se disolvió.

Para la cámara baja se emplea un triple método, existen unas circunscripciones uninominales, otras plurinominales y, por último, unas especiales. 63 diputados vienen de las primeras, 60 de las segundas y 7 de las terceras, para sumar 130. Para el Senado, por otro lado, se elige a 4 personas con un sistema proporcional por circunscripción (en este caso, por departamento), siendo 36 en total. Aún no se tienen datos sobre la asignación de escaños finales, pero todo apunta a que el MAS controlará ambas cámaras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.