Sobre Las elecciones de Hong Kong / 关于香港的选举

Recientemente, aparecen más noticias sobre Hong Kong, la sociedad se encuentra muy preocupada. Los demócratas y los estudiantes ocupan la zona financiera más próspera; se teme que la “Perla del Oeste” traiga una nueva controversia y confusión.

Los demócratas creen que su petición de “elecciones reales” se debe cumplir, y que estas tienen que ser “de conformidad con las normas internacionales”. Desde el año pasado, los demócratas amenazaron que, si no se cumplen sus demandas, van a animar los ciudadanos a Occupy Central” –la zona financiera más desarrollada, que recuerda al movimiento “Occupy Wall Street”–. A pesar de que esta propuesta recibió el apoyo de algunos ciudadanos extraños a los movimientos promotores, también recibió la oposición de la mayoría de los ciudadanos, que temen que esto afecte, dañe, la economía de Hong Kong. Evidentemente, la batalla no es entre el 1% y el 99%, por otros ciudadanos comienzan su movimiento de “anti-ocupación”. Los partidos políticos en Hong Kong se encuentran divididos en dos bandos: los demócratas y la facción de “unidades constituidas”. La facción a favor del sistema establecido considera un punto de vista político pro gobierno central, mientras que los demócratas se muestran opuestos al gobierno central chino.

Con el “movimiento de ocupación” y el movimiento de “anti-ocupación”, los principales puntos de vista de las partes son:

Los Demócratas piensan: la democracia debe aplicarse directamente, en un solo paso; es decir, la realización de las elecciones de “una persona un voto”, cualquier otro modelo son “elecciones falsas”; para la presentación de candidaturas no aceptan limitación alguna, especialmente las realizadas desde el Gobierno central de Pekín; demandan al CPN (Congreso Nacional) variar algunas de las disposiciones impuestas sobre las elecciones en Hong Kong.

El Gobierno central y las “unidades constituidas” consideran que la democracia se debe aplicar poco a poco; que la elección del Director Ejecutivo de Hong Kong, ahora elegido por una comisión electoral; desde el 2017, la transición debe ser gradual a la generación de votar por todos los cargos; el Director Ejecutivo de Hong Kong debe “ser patriota y amar a Hong Kong”; la dedición del CPN no puede cambiarse; las objeciones deben estar encuadradas en el marco de la “Ley fundamental”, no puede salir de la misma; se oponen a la influencia política de potencias extranjeras en Hong Kong.

Para conocer mejor estos conflictos, quizá deberíamos revisar la historia sobre el sistema electoral en Hong Kong, y podemos saber en la actualidad la esencia de este movimiento.

Desde 1997, Hong Kong volvió a China, el Gobierno de China ha seguido su promesa de “un país, dos sistemas”. La economía de Hong Kong en los 17 años continuó su desarrollo y la situación en general fue estable. En el tratado entre el Gobierno de China y el Gobierno del Reino Unido, China prometió la realización progresiva de la democratización de Hong Kong… esta democracia que, durante los 150 años de la historia colonial, el Reino Unido nunca dio a Hong Kong.

La “Ley fundamental”, como la “constitución” de Hong Kong  ha sido la base legal sobre la aplicación de “un país, dos sistemas”.

Según las estadísticas del Gobierno, en el registro provisional de 2012 había 7,07 millones de habitantes en Hong Kong, en total unos 3,452,076 de electores registrados para la circunscripción. En la actualidad, la política electoral de Hong Kong, incluida la elección del Consejo Legislativo (Legislative Council, o Legco) y la elección del Jefe del Ejecutivo. En la actualidad, el más controvertido es el método de elección del Director (Jefe) del Ejecutivo.

La elección del Director Ejecutivo es indirecta, es decir,  los 7 millones de personas eligen un Comité Electoral, que consta de 800 miembros, y luego este Comité presenta los candidaturas y eligen al Director Ejecutivo. Este Comité viene de cuatro partes: 200 de los cuales proceden de la industria y el comercio, el sector financiero; 200 son de la comunidad profesional; 200 son procedentes del trabajo, los servicios sociales, el sector religioso; otros 200 son de los miembros restantes de legisladores, representantes de organizaciones regionales, representantes del Congreso Nacional del pueblo de Hong Kong, los representantes de los miembros de la Conferencia Nacional de Hong Kong. Ahora, todos estos asientos son elegidos directamente de votar.

Según el calendario del Congreso Nacional del Pueblo, antes de 2017, con el objeto de lograr una transición democrática, el Comité se ampliará a 1.200 personas, y será más representativo. Este comité elegirá a dos o tres personas, según las leyes, para que los electores voten por quien será el Director Ejecutivo.

Tal vez algunas personas puedan pensar que la controversia actual es que la democracia debe aplicarse en un paso o si debería realizarse gradualmente. De hecho, el actual debate es si debe estar dentro del alcance de la reforma política, la “ley fundamental”.

Los demócratas proponen que la celebración de elecciones debe estar de conformidad con “las normas internacionales”, en esencia, se niega las propias disposiciones sobre las elecciones de la Ley fundamental. El Gobierno central y las “unidades constituidas” han confirmado: la reforma debe ser según la ley.

Los demócratas piensan que el compromiso original del Gobierno Central de “un país, dos sistemas” queda comprometido tras hacer hincapié en el liderazgo central para Hong Kong. El Gobierno central cree que un país debe ser más importante que el “dos sistemas”, si no, Hong Kong podría convertirse en una entidad separada y existiría el peligro de su independencia, un alto riesgo de división. Por lo tanto, las diferencias entre las dos partes sería si el Director Ejecutivo deber “ser patriota y amar Hong Kong”. Los demócratas opinan que este es el principio que desea el Partido Comunista para controlar Hong Kong, y el Gobierno central, cree que si el Director Ejecutivo elegido es “desleal” (antipatriota), incluso sería el portavoz de las fuerzas extranjeras, que se convertirá en la lucha entre el Gobierno central y el Gobierno de Hong Kong, esto no es admisible. Y, debido a la historia especial, aún no ha sido aprobado el “artículo 23” de la Ley Fundamental, este precepto prohíbe utilizar a Hong Kong para la actividad política contra China, es decir, la traición. Esto ha acabado con un Hong Kong en una zona de Derecho pero sin el Derecho contra la traición. Esta es, sin dudas, una vulnerabilidad, siendo una de las causas de los disturbios en Hong Kong.

Desde el punto de vista político de los demócratas, la ocupación central, sin dudas es un parte o, mejor dicho, de una pequeña parte de personas que, por sus propias demandas políticas, secuestran a todos los ciudadanos para obligar al Gobierno central a transigir. Esto incluye el olor de La anarquía y populismo.

Desde el punto de vista de la política internacional, que también se refiere a la “mano negra” detrás del Movimiento –los fondos de la política de los Estados Unidos y apoyo de las fuerzas occidentales– al menos, el Gobierno chino piensa así.

Vale la pena observar  la opinión pública de la China continental sobre este Movimiento. De hecho, la mayoría de la población china ha adoptado la actitud de ignorar este caso. Sobre estas “voz de la democracia”, ellos piensan que es como una previsualización de la “revolución de color” de Egipto, Libia, Siria, Ucrania, están en sus corazones diciendo, “ya basta, después la fabricación de tantos disturbios en muchos países, el monstruo de democracia finalmente viene a China, mira los países que ha pasado, ¿que ha hecho?”. Para ellos, esto No es la democracia (malestar) que quieren. Tal vez esto es la decepción de “Wall Street Journal” aquí: el Movimiento en Hong Kong, finalmente, se convierte en un “Tormenta en un vaso de agua”, que ha sido ignorado por la mayoría de la población china.

Sobre el caso de Hong Kong, tenemos pensar que las relaciones entre la democracia y el Estado de Derecho, la política y la economía… incluso en las zonas más desarrolladas y ricas del mundo, si no se es políticamente estable, incluso una laguna jurídica, podría causar daños enormes.

关于香港的选举

最近,关于香港的新闻令人十分关注。民主派和学生占领了香港最繁华的金融地区,给这个“东方明珠”带来了新的争议和混乱。

民主派认为,他们要求“真正的普选”的要求必须得到满足,而且这个普选必须是“符合国际标准”的。从去年开始,一些民主派精英就威胁说,如果他们的要求得不到满足,他们会鼓励市民“占领中环”—这个金融最发达的区域—这令人想起了“占领华尔街的运动”。而这个运动虽然得到了部分市民的支持,但是也受到了其他多数市民的反对,因为其他市民担心,这会影响香港的经济—显然,这并不是1%和99%的战斗,其他的市民也掀起了“反对占中”的运动。目前香港的政治派别,主要分为两个阵营:民主派和建制派。建制派被认为政治观点是亲中央政府的,而民主派则被认为是“反对中央政府”的。

关于这场“占中运动”和“反占中运动”,双方的主要观点是:

民主派认为:要求民主一步到位,即实现“一人一票”的选举;候选人的提名不能受到任何限制,尤其是来自北京的中央政府的限制;要求全国人大收回关于香港选举的某些规定。

建制派和中央政府认为:民主应该一步一步实现,香港的特区首长目前是由一个选举委员会产生的,到2017年,逐步过渡到由所有选民投票产生;香港选出来的特区首长,必须“爱国和爱香港”;全国人大的决定不能改变;任何反对意见,都应该在《基本法》的框架下讨论,不能超越基本法;反对外国势力对香港的政治影响。

为了更好的了解这些争议,也许我们应该回顾一下历史,了解一下目前香港的选举制度,然后我们才能真正了解,目前这场运动的实质是什么。

自从香港1997年回归中国以来,中国政府一直都按照承诺,实行“一国两制”,香港的经济在这17年来,不断发展,局势基本上稳定。在中国政府与英国政府的协议当中,中国承诺逐步实现香港的民主化—这一点,在150多年的殖民历史中,英国一直没有给予香港。

《基本法》作为香港的“宪法”,一直是执行“一国两制”的法律基础。

根据2012年临时登记册上的选民人数 政府统计数字,香港约707万人口中,共有345万2076人登记作地方选区选民。目前,香港的政治选举,主要包括选举特首和选举立法会(Legislative Council, o Legco)的议员两部分。目前,争议最大的,是关于特首的选举办法。

选举特首采取的是间接选举的办法,即在700万市民中,通过选举产生800人的选举委员会,然后再由这个委员会提名候选人,并选出特首。这800人的委员,分别来自四个部分:

其中200人来自工商、金融界,200人来自专业界,200人来自劳工、社会服务、宗教等界,其余200人为立法会议员、区域性组织代表、香港地区全国人大代表、以及香港地区全国政协委员的代表。目前,这些所有议席均经由地区直选或按照行业来投票产生。

按照全国人大的时间表,到2017年,将实现进一步的民主过渡,选举委员会将扩大为1200人,将有更大的代表性,由选举委员会按照法律提名2,3人作为特首的候选人,然后由所有选民投票选出特首。

也许有人认为,目前的争议在于,民主是应该一步到位,还是应该逐步到位,其实,目前的争议在于,是否应该在《基本法》的范围内进行政治改革。

民主派提出,要按照“国际标准”来进行选举,实质上,否定了《基本法》关于选举的规定,这也是中央政府和建制派强调的:必须依法改革。

民主派认为,中央原来承诺“一国两制”,现在强调中央对香港的领导权,是破坏了承诺。中央认为,一个国家必然高于两种制度,否则,香港就变成独立的国家实体了,有分裂的危险。因此,双方的分歧就变成了,选举特首是否应该要求“爱国爱港”。民主派认为,这是共产党控制香港自由的开始,而中央政府认为,如果选举出来的特首是“不爱国”的,甚至是外国势力的代言人,那将变成中央与香港政府的斗争,这是不能允许的。而由于香港特殊的历史,至今没有通过基本法的“第二十三条款”,这个条款规定,禁止利用香港进行反对中国的政治活动,即叛国罪。这造成香港变成了一个没有叛国罪的法治地区。这无疑是一个危险的漏洞,也造成了香港的动乱根源。

从民主政治的角度来看,占领中环,无疑是一部分,或者说,少部分市民,为了自己的政治要求,通过绑架所有市民来逼迫中央政府让步的举动。这其中包含了无政府主义和民粹主义的味道。

而从国际政治的角度来看,这其中又涉及到运动背后的“黑手”—来自美国的政治资金支持和来自西方的干涉势力—至少,中国政府是这样看的。

有趣的是,有一点值得我们去观察,那就是中国大陆内部的民众对这个运动的看法。实际上,大多数中国民众对这个事件采取的是不理会的态度,对于这些“要求民主的声音”,他们将其看做是埃及,利比亚,叙利亚,乌克兰之后的有一次“颜色革命”的预演,他们在心里说,“够了,在制造了那么多国家的动乱之后,这民主的怪兽终于来中国捣乱了,看看它途经的那些国家吧,它都干了些什么?”对于他们来说,这并不是他们想要的“民主”(动乱)。也许这就是“华尔街日报”感到失望的地方吧:香港的运动,最终变成了“茶壶里的风暴”,被中国多数民众忽视了。

香港的例子让我们禁不住要思考,民主与法制,政治与经济的关系–即使是世界上经济最发达和富裕的地区,如果政治得不到稳定,哪怕是法律上的一个漏洞,都将会造成多么巨大的破坏。

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.